Tag Archives | rotaryinternacional

EXTRACTO DEL CAPÍTULO 7, “3-H: UN NUEVO AMANECER PARA LA FUNDACIÓN ROTARIA”

c028130

Al alcanzar su sexta década, La Fundación Rotaria cambió de orientación allanando así el camino para el lanzamiento de PolioPlus, que se convertiría luego en su programa insignia. Nadie mejor para narrar esta historia que Clem Renouf, quien tras luchar como piloto en la Segunda Guerra Mundial se estableció en Nambour, pequeña localidad de Queensland (Australia) donde se dedicó a su carrera de contador. En 1949, Renouf se afilió como socio fundador al Club Rotario de Nambour, cuya presidencia ocuparía más adelante. En 1965 fue elegido gobernador de distrito, lo que marcaría el inicio de su gran trayectoria rotaria como integrante de la Directiva de RI y, ultimadamente, como presidente de RI en 1978-1979.

Renouf llegó bien preparado al cargo de gobernador. En 1966, de camino hacia su capacitación en Lake Placid, Nueva York (EE.UU.), visitó un centro médico en Vellore (India) financiado por rotarios australianos, indios y estadounidenses.1 En ese entonces, se iniciaban recién los programas de Subvenciones Compartidas e Intercambios de Grupos de Estudio.

Cuando Renouf se preparaba para desempeñar el cargo de presidente de RI, Mike Pedrick, amigo y compañero de la época de la Directiva, le comentó acerca de un proyecto de salud en América del Sur a cargo de médicos voluntarios.2 En ocasión de un Instituto Rotario celebrado en Pittsburgh, Renouf escuchó hablar al médico rotario Robert Hingson sobre la eficacia del “arma de la paz” que usaba en campañas de vacunación masiva contra enfermedades transmisibles.

En febrero de 1978, todas estas experiencias se cristalizaron en la mente de Renouf, entonces presidente electo, en la que resultaría una de las reuniones más importantes de la historia de la Directiva de RI. El presidente Jack Davis (Bermudas) había invitado a Hingson, fundador y director médico de la Brother’s Brother Foundation, a realizar una presentación acerca de las ventajas del “arma de la paz”, dispositivo cutáneo de alta presión con el cual se podía vacunar a mil personas por hora, un número mucho más elevado que con las jeringuillas desechables. Hingson habló con suma pasión sobre la labor de su fundación, sugiriendo una alianza entre ésta y Rotary para llevar a cabo proyectos de vacunación infantil.

Puesto que el 75° aniversario de Rotary se celebraría en dos años, Davis propuso la idea de lanzar una campaña especial en conmemoración de tan importante hito. Con esto en mente, instó a los directores a pensar en iniciativas que marcarían una diferencia significativa durante el año del aniversario. En vista de la enorme pasión que sentía el presidente por mejorar la salud infantil en los países en desarrollo, Davis presentó ante los directores la idea de lanzar un programa para erradicar las enfermedades que afectaban a la niñez en la Convención de 1978.4 Como coincidencia, la Organización de las Naciones Unidas designó 1979, como el Año Internacional del Niño, al que seguiría “El Decenio del Niño”.

Esa noche, el presidente electo Clem Renouf trabajó hasta altas horas en la redacción de la propuesta para el lanzamiento de una iniciativa de dos años: el Fondo para el 75º Aniversario. Este fondo se destinaría a proyectos de servicio internacional de gran envergadura que no estuvieran al alcance de los clubes o distritos. Se esperaba, además, que la iniciativa motivaría a los rotarios a participar directamente en los proyectos aportando su tiempo y conocimientos profesionales.

A la mañana siguiente cuando la Directiva reanudó su reunión, el presidente Davis leyó la propuesta de Renouf y le entusiasmó tanto que inmediatamente la compartió con los demás directores. La Directiva la aprobó y Davis prometió presentarla al mundo rotario en la Convención de Tokio.

Continue Reading

Los héroes que han reducido una enfermedad mundial a solo 27 casos

1477656490_222487_1477662442_noticia_normal_recorte1

“¿Es así como quieren que vivan sus hijos? ¿Como yo?”. El irlandés Jim Costello se dirige a los padres que rechazan vacunar a sus hijos y a los terroristas que atacan a equipos de vacunación en países como Pakistán y Nigeria. Costello tenía 15 años cuando, en 1958, fue a ver un partido de rugby y se infectó con el virus de la polio. El microorganismo, procedente de agua o alimentos contaminados con materia fecal, penetró en su sangre, se propagó por sus nervios y paralizó la parte superior de su cuerpo, incluidos los músculos que mueven sus pulmones.

“¿Quieren que sus hijos vivan como yo?”, insiste. Más de medio siglo después de la infección, Costello, de 73 años, se desplaza en silla de ruedas porque apenas puede dar unos pasos. Sus brazos, además, están totalmente paralizados. Y ha pasado años enteros de su vida ingresado en un hospital de Dublín y encerrado permanentemente en “un pulmón de acero”, un aparatoso tanque cilíndrico para respirar de manera mecánica. Depende por completo de su pareja, Delia.

Costello es uno de los 700.000 supervivientes de la polio que viven en Europa. Ha dedicado su vida a pelear por los afectados y a concienciar a las autoridades para erradicar la enfermedad, muy contagiosa. El 24 de octubre, Día Mundial de la Lucha contra la Poliomielitis, el irlandés recibió un homenaje como “héroe de la polio”, en un acto en el Instituto Pasteur de París. El día siguiente, a las afueras de Peshawar, en Pakistán, una bomba mató a un policía que escoltaba a un equipo de vacunación antipolio.

1477656490_222487_1477660408_sumario_normal_recorte1

“Hay mucha pobreza, la gente es analfabeta y eso explica en parte la resistencia a la vacunación”, lamenta Latif, un maestro pakistaní de 40 años que se juega la vida como voluntario para luchar contra la enfermedad. En 2012, a él mismo le pegaron un tiro en la pierna. En algunas zonas aisladas de su país ha triunfado la idea de que la vacuna contra la polio es un plan maléfico de Occidente para esterilizar a los musulmanes.

En abril, otros tres policías escoltas de equipos médicos fueron ametrallados en Karachi. En enero, un terrorista suicida detonó una bomba frente a un centro de vacunación contra la polio de la ciudad de Quetta, matando a otras 15 personas. Desde 2012, han sido asesinadas un centenar de personas en ataques contra la campaña de vacunación.

Azra, otra vacunadora pakistaní, reconoce en un vídeo proyectado en París que recita el Corán y pide protección a Alá antes de salir con su nevera portátil a distribuir la vacuna por el sur de la provincia de Punyab. “Algunas personas creyentes piensan que las vacunas provocan pensamientos inmorales”, apunta.

Latif, que como Azra no airea su apellido por seguridad, dice vivir sin miedo. Lleva más de dos décadas como miembro de Rotary Internacional, una organización sin ánimo de lucro cuyo millón largo de voluntarios ha ayudado a arrinconar al virus. En 1988, cuando los gobiernos lanzaron la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Poliomielitis, la enfermedad paralizaba o mataba a 350.000 personas al año en 125 países. En lo que va de año, solo se han registrado 27 casos, en Pakistán, Afganistán y en Nigeria. Puede ser la segunda enfermedad humana erradicada de la faz de la Tierra, tras la viruela.

Fuente: elpais.com

Continue Reading

© 2016 Rotary Distrito 2201. Todos los Derechos Reservados. Política de Privacidad