Proyecto en Burundi, CR. de Burgos.

Suministro de Agua Potable y Empoderamiento de capacidades de las mujeres en el poblado de Buhoro en Burundi.

El Rotary club de Burgos después de acometer con éxito un proyecto de suministro de agua potable y creación de infraestructuras en Togo durante el periodo de 2010-2016 se ha embarcado en un nuevo proyecto trianual en Burundi que ha tenido una duración de tres años, 2016-2019 con una inversión de 183.000 euros y que en la actualidad esta totalmente terminado y ejecutado.

Los antecedentes del proyecto son que los Rotarios de Burgos tienen una cercana relación con el monasterio Cisterciense de Villa Mayor de los Montes de Burgos donde están acogiendo en formación a monjas del monasterio de Buhoro en Burundi. Las religiosas nos explicaron la inexistencia de medios de subsistencia, las necesidades y la precaria situación tanto en su monasterio como de la población del municipio.

Una vez iniciado el contacto tuvimos una reunión con el Obispo de la Diocesis de Gitega en Burgos ya que fruto de la excelente relación entre las dos Diocesis, fue invitado a la toma de posesión del nuevo Arzobispo de Burgos, y como el mundo es un pañuelo, resulta que el Obispo tenía una excelente relación con los Rotarios de Gitega y en concreto con la presidente fundadora del club lo que facilito mucho las cosas. A continuación, programamos un viaje en marzo del 2016 para evaluar personalmente las necesidades del proyecto, contactar con los Rotarios de Gitega y firmar los contratos y memorándums de Acuerdo que pide la fundación Rotaria para el tramite de una subvención global. Al viaje asistieron el Rotario del club de Burgos Ignacio Moral varona y Alicia Martínez del pino, estudiante de último curso de ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural en la universidad de Burgos. El Rotary club de burgos tiene un convenio de colaboración con la Universidad de Burgos de manera que estudiantes universitarios de ultimo año pueden hacer su proyecto de fin de carrera en un proyecto con nuestro club. En el año 2014 mandamos tres ingenieros de caminos a Togo durante tres meses para hacer un proyecto de construcción de puentes que presentaron como proyecto de fin de carrera de los cuales se ejecuto un de los Puentes junto con la construcción de 11 pozos de agua y la plantación de 6.000 árboles. En este caso, en cometido de Alicia fue hacer un estudio de  desarrollo rural para desarrollar un proyecto de la creación de una cooperativa de mujeres desfavorecidas.

El proyecto consta de dos fases, el suministro de agua potable al poblado de Buhoro y la creación de una cooperativa de mujeres en el Monasterio Cisterciense de villa Mayor de los Montes.

El problema de agua potable en África es muy grave, en el mundo, casi un tercio de población mundial, casi 2.000 millones de personas, no tienen acceso a agua potable y saneamiento. En África, Este problema es especialmente relevante ya que es una fuente de problemas de salud especialmente para los niños que son el colectivo mas desfavorable y para las niñas y mujeres que en lugar de ir a la escuela o cuidar de su familia, tienen que recorrer grandes distancias para conseguir agua potable.  Burundi, es un país montañoso y durante nuestra visita fuimos a visitar una bolsa de agua subterránea que habían encontrado hace años pero que nunca habían tenido medios para realizarla. El proyecto ha consistido en la construcción de una canalización y en la creación de una infraestructura de base de una longitud de 12,5 kilómetros desde el origen hasta el poblado de Buhoro. La zanja se ha construido a mano por las poblaciones beneficiarias y se ha llevado el agua al poblado de Buhoro donde hay 2.000 beneficiarios directos y se distribuye a través de diversas fuentes alrededor del poblado, en el monasterio, en la parroquia, en el centro de salud, en el mercado y en el colegio. Esta infraestructura esta preparada para que a futuro se puedan hacer extensiones a otros poblados posibilitando el acceso a agua potable a 18.000 persona más ya que la estructura de base ya está realizada. Se trata además de un proyecto autogestionado ya que se han formado comités de gestión de agua y se ha formado a varias personas en fontanería y mantenimiento de la red. Cada usuario paga una pequeña cantidad y este montante se utiliza para posibles labores de mantenimiento de la estructura.

La segunda parte del proyecto ha sido la creación de una cooperativa de 50 mujeres desfavorecidas. En burundi, fruto de la guerra civil entre etnias en el pasado, muchas mujeres quedaron viudas con sus hijos a cargo sin ninguna posibilidad de generación de recursos. Otras muchas son víctimas de violencia de genero o abandonadas por sus maridos que han emigrado a otros países en busca de mejores condiciones de vida. El monasterio y sus monjas conocen a la población local y sus necesidades y son las encargadas de organizar el funcionamiento de la cooperativa y de seleccionas a las mas desfavorecidas. El proyecto ha consistido en dotar a cada una de las 50 mujeres de un huerto domestico para autoconsumo, un cerdo y dos cabras. En los terrenos del monasterio se desarrolla la actividad de explotación y de generación de recursos para las mujeres. Se ha construido un establo con Toros y vacas, una sala de reuniones, una cocina, un Almacen para almacenar los productos de las cosechas, se ha plantado una hectárea de bananas, Una hectárea de Patatas, una hectárea de piñas. Se ha comprado la maquinaria necesaria para poder fabricar Licor de piña de una manera semi industrial y hemos suministrado también un vehículo para poder trasladar la producción de la cooperativa a el mercado de la ciudad.

Esta cooperativa ha posibilitado el empoderamiento de las mujeres, ahora tienen la posibilidad de auto abastecerse y además generar recursos mediante la explotación de los terrenos de la cooperativa. Se han reducido considerablemente los problemas de ingestión de agua no potable y se ha mejorado el estado de salud de la poblacion, Se han formado en nuevos hábitos alimenticios con una dieta más variada, las niñas pueden ir ahora al colegio en lugar de ir a buscar agua, tienen recursos para poder comprar medicinas y otras necesidades y la cooperativa está siendo un motor de desarrollo económico muy importante en la zona.

Con este proyecto queremos hacer visible lo invisible, hay una realidad distinta a la nuestra ya que todo el mundo debiera tener cubiertas como mínimo sus necesidades básicas, alimentos y educación. Este proyecto ha sido posible gracias a la generosidad de los benefactores Rotarios y no Rotarios y en especial al Ayuntamiento de Burgos, la Diputación de Burgos y a la Fundacion Rotaria que han financiado esta importante inversión de 183.000 e. con un impacto social y económico muy importante.

 

Fdo.: Ignacio Moral
CR. de Burgos