Cadre of Technical Advisers

 

 

Parece que en España, la existencia y las tareas del Cadre of Technical Advisers es bastante desconocido, aunque muy importante para el funcionamiento de los grandes proyectos de la Fundación. En el enlace: https://my.rotary.org/es/cadre-technical-advisers, viene una buena introducción. De momento somos solo dos miembros en España entre nuestros tres distritos, de sobre 650 rotarios en todo el mundo.

Lo mío, la tecnología del hormigón (fresco, cuando se amasa) y su posterior mantenimiento y reparación, así como el mantenimiento, consolidación e hidrofugación de piedras naturales y artificiales (artificial puede ser hormigón otra vez), toca fuertemente dos áreas de interés de Rotary:

  1. Prevención y tratamiento de enfermedades
  2. Agua y saneamiento

ad 1.: las humedades en cualquier edificio o casa provocan mínimo dos cosas: el deterioro físico y/o químico del material de construcción, visible normalmente al inexperto por efloraciones o desprendimientos, óxido de la armadura etc. – estas humedades favorecen la aparición de moho, hongos etcétera y esto afecta seriamente a la salud de las personas a medio y largo tiempo: asma, alergias, eccemas, reuma. O dicho de otra forma: una casa/edificio seco con un clima interior saludable aporta mucho a la conservación de la salud de las personas que viven y trabajan en ello. Por lo tanto son las diversas técnicas de impermeabilización o desecación tan importante para la salud humana.

ad 2.: un porcentaje muy alto de materiales de construcción en el ámbito de WAS (water and sanitation) es hormigón: depósitos, pozos, tubos, canales, presas y mucho más. Pues resulta, que la óptima construcción y mantenimiento/reparación del hormigón estructural y no estructural es un tema muy importante para la gente del WAS – pero no solo económicamente a la hora de la construcción, sino aquí hay también un enlace hacia la salud, punto anterior: el hormigón tiene como característica un valor pH de por encima de 12 cuando nuevo. Este alto valor pH (= entorno muy básico, lo contrario de ácido) actúa perfectamente contra casi todos los gérmenes y bacterias de forma natural. O dicho de otra forma: agua en general se mantiene mucho más fresco y saludable por más tiempo en un recipiente de hormigón que por ejemplo en uno de plástico (plástico suele tener un valor pH más o menos neutro = 7 y por eso no frena de nada el crecimiento de gérmenes de cualquier tipo).

En general: Económicamente hay que decir, que no hay alternativa al hormigón en obra civil “normalita”; por eso, el hormigón es el material más usado en todo el mundo, igual si lo consideramos por volumen, peso o valor – y las cifras internacionales confirman este hecho para todos los continentes. Quiere decir, incluso en un continente como África o la India, donde uno deberá pensar que el material de construcción prevalente sea quizás el adobo, no es así: siempre es el hormigón y su parte proporcional sigue creciendo. Por eso es tan importante el control científico-profesional de la fabricación de cemento y luego hormigón (con sus distintas “recetas” para distintas tareas) – es que la fabricación de cemento es poco ecológica y todo el mundo (del hormigón) intenta por eso reducir la energía utilizada y reducir la emisión de CO2 durante su fabricación. Además estamos a nivel mundial ya en la fase de que los recursos para fabricar cemento y hormigón son limitados; en Alemania y Canarias hay por ejemplo un problema grave con la disponibilidad de áridos buenos. Por eso también es tan importante que las obras se hagan con hormigón de la más adecuada calidad posible, porque esto influye directamente en la longevidad de las obras, la llamada sostenibilidad. Los romanos sabían como hacerlo bien: muchas de sus obras civiles aguantan hasta hoy en día y esto son sobre dos mil años ya. En España (y otros países) pide la normativa actual a los arquitectos una vida planificada para edificios de 50 años y para obra civil de 100 años – qué risa relativa….

Ahora me gustaría molestar un poco – se trata del tercer punto que no tiene equivalencia (aún ?) en las tareas de Rotary: la conservación, mantenimiento, consolidación y reparación del Patrimonio de la Humanidad. Aunque hay enlaces muy estrechos con la UNESCO, no hacemos nada en concreto en el campo descrito anteriormente, hasta que sepa yo. En este campo vamos a encontrar bastante poco hormigón (hormigón armado existe solo desde hace sobre 150 años, los romanos lo utilizaban de una forma más “débil” – mortero a base de cal y no de cemento – y no armado – muy importante: acero no existente no se puede corroer…), pero a cambio mucha piedra natural como basalto, granito, mármol, calizas, areniscas etcétera. Todo esto necesita mantenimiento y conservación, como nos dicen diariamente nuestras iglesias, templos y demás monumentos. Esto pues es el tema del Patrimonio de la Humanidad – y yo estoy inscrito en la lista del Cadre como especialista para este tema también.

Resumiendo lo anteriormente dicho, ocupo en el Cadre esta posición: Experto proyectista y supervisor/certificador de obras en el campo del mantenimiento/conservación/consolidación y reparación del hormigón estructural y no estructural, tanto como piedra natural y artificial. Esto incluye la (re-) impermeabilización de obras de cualquier tipo (casa-edificio-templo-puente-túnel-balsa-presa), extracción de sales, inyección e hidrofugación.

Si se detectaría un día algún interés en nuestro Rotary de España por estos temas, podremos organizar unas charlas o conferencias. Porque de alrededor de estos temas pueden salir proyectos muy bonitos para los clubes, por ejemplo quitar la humedad y el moho de la casa de una familia muy necesitada. Esto se puede combinar con un taller en la calle, donde se explica detalladamente la técnica y productos empleados, se puede dar formación profesional a particulares y profesionales interesados y a lo mejor se puede captar un nuevo socio rotario.

Excurso: podrán captarse nuevos socios por la excelencia o “aptitud” de nuestros proyectos?

En Gijón 2018 he formulado en el escenario la propuesta para un lema: los proyectos rotarios son el primer escaparate de nuestra presentación a la sociedad. Por lo tanto pueden contribuir mucho al éxito de captar nueva membresía. Y por lo tanto propongo introducir una prueba (cuádruple ó más) para proyectos, por ejemplo:

Sirve este proyecto en cuestión para la captación de nuevos socios o es este proyecto más bien una cosa “cerrada” para los ya socios (con bastante factor de exclusión – ejemplo: campeonato de golf solo entre los clubes)?

Aumenta/difunde este proyecto en cuestión la visibilidad y deseado imagen positivo de Rotary en la sociedad y prensa (por ejemplo positivo: stand en la calle)?

Tiene este proyecto en cuestión el carácter de llegar al perfil y los intereses del nuevo socio que intentamos captar (qué características deben tener proyectos para ser “golosos” para aspirantes rotarios de 30-50 años)?

Tiene este proyecto en cuestión el carácter de posibilitar o aumentar la auto ayuda de la sociedad – y/o la formación y/o la sensibilización (cenas de gala tienen menos de esto que talleres…)?

Invita este proyecto en cuestión también a posibles socios futuros interesados a participar – por propia iniciativa/acercamiento a nosotros?

Neil Spindler
R.C. Tenerife Ramblas
(Presidente del Comité de Relaciones Internacionales 2018/19)