Cata de cervezas artesanas belgas, “La Trappe”.

El club rotario Millenium, celebró el pasado 27 de noviembre, una cata de cervezas artesanas belgas, “La Trappe”. El evento resultó una actividad formativa y lúdica muy interesante. Actuaron como aprendices amigos y rotarios de distintos clubes de Madrid reunidos en el Bar Nico.

Degustamos cervezas únicas, elaboradas de forma tradicional según las recetas secretas de los monjes trapenses de la abadía francesa de Notre-Dame de la Grande Trappe. Una localidad normanda de Soligny-la-Trappe, también conocida como La Trappe.

Nuestro experto cervecero Oscar Castro fue el encargado de guiarnos en la degustación gastronómica de 3 cervezas, maridadas con tapas variadas. La experiencia tuvo una duración aproximada de una hora y media.

La cata nos permitió examinar el sabor y la calidad de cervezas con alta fermentación de La Trappe: la Dubbel (que en holandés significa “doble”) con 7% de alcohol, la Tripel (“triple”) de 8% y Quadrupel (“cuádruple”), la variante más fuerte de La Trappe, con 10% de alcohol.

La Trappe Dubbel es trapense clásica de tono oscuro y sabor intenso a cebada y caramelo, con sutiles matices dulces de dátiles, miel y frutas deshidratadas.

La Trappe Tripel otra trapense clásica con un sabor potente e intenso. Esta cerveza tiene, además, un carácter dulce de azúcar cande y un sabor suave de cebada.

La Trappe Quadrupel es la cerveza más fuerte de La Trappe Trappist y da nombre a este tipo de cerveza. Sabor pleno, cálido e intenso. Cebada con tonos dulces de dátiles y caramelo. La primera Quadrupel del mundo.

Los 35 participantes, amigos y rotarios, aprendimos a servirlas correctamente, a identificar todos los matices de cada variedad y cómo éstos evolucionan a lo largo de la cata. Pudimos conocer las materias primas que se emplean en la elaboración y el laborioso proceso artesanal que conlleva crear esta deliciosa bebida.

Los ingredientes naturales: lúpulo, cebada, levadura y agua fermentan en superficie con un tipo de levadura que alcanza su máximo nivel de actividad entre 18 y 20 °C. En las botellas añaden a la cerveza levadura y azúcar, fermentando por segunda vez en la botella, desarrollando un aroma único. Se sirven, por lo general, a una temperatura de 12 °C o más.

Disfrutamos, mientras degustamos algunas de las mejores cervezas artesanales en un ambiente distendido y agradable.

Los fondos recaudados con esta actividad están destinados al proyecto: “Agua Potable para la Chiquitania Boliviana”. Su objetivo es suministrar agua potable de forma sostenible a 4 comunidades indígenas Paiconecas de la Chiquitanía Boliviana, que tiene 650 personas y un colegio público.

El responsable del proyecto nos explicó las tareas acometidas hasta el momento, las dificultades de realización dada la situación política que está atravesando Bolivia y los próximos pasos a ejecutar.

Además, dado que La Trappe es oficialmente una cerveza trapense, una parte de los ingresos se destina a obras sociales. La Trappe ofrece su ayuda a una región muy pobre de Uganda. En dicha región se ha fundado un monasterio trapense. Los hermanos de este monasterio están especializados sobre todo en la agricultura y la ganadería. De esta forma ayudan a la población local a salir adelante y desarrollar su economía. El dinero que recaudan en este momento los monjes se destina a renovar dos escuelas locales y abastecerlas de agua limpia y potable. Para más información sobre su responsabilidad social pinchen en el enlace.

https://www.latrappetrappist.com/es/nuestra-visi%C3%B3n/sostenible-y-social/

Share