Cazadora de virus

Funcionaria de vigilancia de la OMS supera obstáculos relacionados con el género para contribuir a la erradicación de la polio en Pakistán

Por Ryan Hyland

La Dra. Ujala Nayyar sueña, tanto en forma figurada como literal, con un mundo libre de polio. Nayyar, funcionaria de vigilancia de la Organización Mundial de la Salud de la provincia de Punjab (Pakistán), dice que a menudo se imagina el resultado de su trabajo mientras duerme.

Cuando está despierta, dirige un equipo de trabajadores sanitarios que atraviesan Punjab en busca de todo caso potencial de poliovirus, analizando cloacas e investigando cualquier reporte de parálisis que pudiera ser polio. Pakistán es uno de los dos países que siguen reportando casos de polio causados por el virus salvaje.

Además de los desafíos que implica la vigilancia de la polio, Nayyar enfrenta barreras importantes relacionadas con el género que, a veces, entorpecen la capacidad del equipo para contar los casos y recoger muestras ambientales. En todas partes, desde los hogares hasta los puntos de control de seguridad, se encuentra con la resistencia de los hombres. Pero su táctica es abrirse paso con una mezcla equilibrada de sensibilidad y firmeza.

“No soy muy amable”, dice Nayyar mientras ríe durante una entrevista realizada el Día Mundial contra la Polio de Rotary el año pasado en Filadelfia, Pensilvania (EE.UU.). “No tenemos tiempo para interrupciones. Eliminar la polio es algo urgente e imperioso”.

Las mujeres son de crucial importancia en la lucha contra la polio, dice Nayyar. Alrededor del 56 por ciento de los trabajadores de primera línea en Pakistán son mujeres. Más del 70 por ciento de las madres de Pakistán prefieren que sean mujeres quienes vacunen a sus hijos.

Sin embargo, eso no ha hecho que las familias dejen de cerrarles la puerta en la cara a las trabajadoras sanitarias. Cuando se detecta la polio en una comunidad, los equipos deben repetir las visitas a cada hogar para asegurarse de que cada niño esté protegido con la vacuna. Las múltiples vacunaciones aumentan el escepticismo y el enojo que expresan algunos padres. Es una actitud con la que Nayyar y otros trabajadores sanitarios deben lidiar diariamente.

“Uno no puede reaccionar negativamente en esas situaciones. Es importante escuchar. Nuestras trabajadoras son las mejores para eso”, dice Nayyar.

Al estar a punto de erradicar la polio, las actividades de vigilancia, a las que Nayyar se refiere como “el apoyo para la erradicación de la polio”, nunca han sido más importantes.

Sigue leyendo: https://www.rotary.org/es/polio-surveillance-officer-hunts-virus-pakistan

Share